Biografías

Diego Barboza

Un tema, las flores, es apenas un pretexto para que Diego Barboza nos acerque a dos importantes dimensiones de su trabajo. La primera de ellas se refiere al hecho mismo de pintar, acción que para el artista está primordialmente vinculada con lo propiamente pictórico, es decir, con el problema –o el gusto- de componer el cuadro. Esto, que pudiera parecer obvio, es un decisivo punto de partida para comprender el particular carácter de las obras que se hallan reunidas en esta exposición, en donde el tema de las flores tiene mucho del velado dramatismo que caracterizó a las vanitas.

El espacio del cuadro sigue siendo uno de los problemas que obsesionan a Barboza, quien siempre busca desarticular la lógica del espacio real a partir del establecimiento de relaciones imposibles y absurdas entre los objetos representados y los planos pictóricos. Desde hace algunos años, sin embargo, este gesto casi picaresco viene sufriendo un vuelco dramático. Obras como Cayenas, Entre dos bosques o Selva interior, presentes en esta muestra, dan fe de ello.

La mayoría de estas composiciones enfrentan el “ligero realismo” de los elementos florales a un fondo casi indefinible de “vigas”, que desvincula el espacio “tranquilamente burgués” de la composición floral de un entorno reconocible. Estas vigas –que provienen de la representación que hace el artista del techo de su taller, hecho de láminas estriadas- se cruzan para conformar un entramado que sirve de fondo a la composición y, a su vez, actúa como una antesala al vacío, al negro. Barboza utiliza este espacio absurdo para acentuar la atmósfera inquietante y tensa del cuadro: en algunas obras, trae este fondo al primer plano, en otras, coloca elementos “flotantes”, no asentados en el espacio de la composición para destacar la irrealidad de lo representado.

Esto nos introduce en otra dimensión de la obra de Barboza: la nostalgia, el ámbito de los recuerdos y de la memoria. El pastel pareciera ser el material idóneo para estos trabajos, ya que el artista aplica los pigmentos con una intensidad inusual a la técnica, otorgando al cuadro una calidad aterciopelada y borrosa. Pero si bien este apego a imágenes del pasado ha sido constante en toda la producción de Diego, es interesante subrayar la tensión dramática que viene adquiriendo en sus últimos trabajos, gracias al tratamiento del espacio del cuadro, al uso del pastel, al oscurecimiento general de las tonalidades, y a la aplicación del negro como fondo que remite al vacío.

En el caso que nos ocupa, las flores y los otros objetos –cestos, figurillas, frutas- involucrados en la "composición”, cobran una carga significativa asociada más que a la memoria, a la hondura que conlleva la conciencia de la futililidad de la existencia.
Las flores, en su delicada y frágil belleza, en su colorido inocente y pasajero, son quizás los elementos de la naturaleza que más adecuadamente nos permitan reflexionar sobre lo que ahora es y mañana no será, el paso del tiempo y lo que éste se lleva consigo, la realidad inexorable del nacer y del morir.
Nace en Maracaibo, Estado Zulia, en Febrero de 1945

Exposiciones Individuales:
1963 Centro de Bellas Artes, Maracaibo
1964 Galería Pez Dorado, Caracas
1965 Ateneo de Caracas
1967 Ateneo de Caracas
1970 The London Art News, Londres, GB
1974 Galería BANAP
1977 Galería Gaudí, Maracaibo
1980 Centro de Bellas Artes, Maracaibo
1980 Sala Mendoza, Caracas
1986 Centro de Bellas Artes, Maracaibo
1987 Centro de Arte Euroafricano, Caracas
1990 Galería Tito Salas, Caracas
1991 Centro de Arte Euroamericáno, Caracas
1991 Museo de Bellas Artes, Caracas
1991 Sala Banco de Maracaibo, Maracaibo
1992 Sala Gobernación del D.F, Caracas
1992 Ambrosino Gallery, Coral Gables, USA
1993 Galería Uno, Caracas
1994 Galería Félix, Caracas
1994 Galería Namia Mondolfi, Caracas
1995 Galería Odalys, Caracas
1996 Galería Juan Ruiz, Maracaibo
1996 Galería de Arte Moderno, Puerto La Cruz
1997 Galería de Arte Nacional, Caracas
1998 Galería Medicci, Caracas
1999 Galería Medicci, Caracas
2000 Museo de Arte Contemporáneo de Maracay - Mario Abreu
2001 Museo de Arte Contemporáneo del Zulia
2000 Galería de Arte Nacional
2001 Galería Medicci

Premios Obtenidos:
1963 Premio Estimulo - IX Salón d’Empaire, Maracaibo
1964 Premio José Ortín Rodríguez - X Salón d’Empaire, Maracaibo
1965 Primer Premio de Dibujo - III Salón Pez Dorado, Caracas
1968 Premio Enrique Otero V - XXIV Salón Oficial Anual de Arte Venezolano
1973 Premio Emilio Boggio - XXXI Salón de Arte Arturo Michelena, Valencia
1974 Premio Antonio E. Monsanto - XXXII Salón de Arte Arturo Michelena
1985 Premio de Arte No Objetual - XLIII Salón de Arte Arturo Michelena
1986 Premio Municipal de Artes Visuales - Consejo Municipal, Caracas.
1997 Premio Nacional de Artes Plásticas – CONAC

Representado en:
Galería de Arte Nacional, Caracas
Museo de Bellas Artes, Caracas
Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber, Caracas
Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, Maracaibo
Museo de Arte Contemporáneo de Maracay Mario Abreu
Museo de Arte Moderno, Sao Paulo, Brasil
Museo de Artes Gráficas, Maracaibo
Centro de Bellas Artes, Maracaibo
Banco Central de Venezuela
Sala Mendoza, Caracas
CONAC, Caracas
Casa de Bolívar, La Habana, Cuba
Centro de Enseñanza Gráfica, Caracas
Universidad Simón Rodríguez, Caracas
BANAP, Caracas
Midland Group Gallery, Londres, GB
Consejo Municipal, Maracaibo
Consejo Municipal, Caracas
Galería Municipal de Arte , Puerto La Cruz
Centro de Arte Euroamericáno, Caracas
Galería Namia Mondolfi, Caracas
Galería Medicci, Caracas.

¿Cómo iniciar su colección?

Al empezar cualquier colección de arte hay que tomar en cuenta varios factores, pero hay que partir de el porqué queremos empezar nuestra colección.

Leer más...

Área Privada

Suscríbase a nuestro boletín